Rolfing, el testimonio de Joan-Artur

Rolfing, el testimonio de Joan-Artur

En la entrada de hoy te presento a Joan-Artur que, como verás en la foto, acaba de cumplir años. Los dos practicamos yoga en la misma shala y admiro su constancia y compromiso en presentarse sobre su esterilla todos los días.

¿Por qué estás haciendo Rolfing?

Podríamos decir que por casualidad. Una compañera de clase de yoga, me informó de la jornada de puertas abiertas del Centre Cos, fui, y allí me informaron acerca de las diferentes actividades que se hacen. Me interesaron varias terapias y disciplinas pero el Rolfing me llamó especialmente la atención, pensé que me podría ir bien y me decidí a probar.

Tiendo a ir curvado y “mirando al suelo”, con un pié más abierto que otro, me costaba estar rato parado de pié y por la tarde fácilmente se me cargaba la zona dorsal. Mi espalda era como “un bloque”. En los últimos años, además, periódicamente he tenido pinzamientos en la zona lumbar que me han invalidado totalmente durante varios días.

Aunque el yoga, la fisioterapia, el pilates, la acupuntura y la osteopatía me han ayudado mucho, sigo notando la tendencia a ir curvado y noto mis propias limitaciones físicas en forma de dolores pasajeros y en determinados movimientos cotidianos. Pensé que el Rolfing me podría ayudar en todo esto y así está siendo.

¿Qué te ha aportado?

El rolfing me proporciona una variedad de sensaciones que me es difícil transmitir con palabras. Lo más sorprendente es que, de momento, ya me ha mejorado la autoestima y la confianza en mi mismo. Yo prácticamente me había “auto-desahuciado” respecto a la posibilidad de andar recto o de estar de pié o pasear mucho sin sentir dolores y sin que se me “cargue” el cuerpo. Ahora veo que esto es posible y que existen técnicas para conseguirlo y mantenerlo.

Cuando termino las sesiones de rolfing experimento todo esto pero de de forma totalmente natural, sin esfuerzo alguno y sintiéndome perfectamente bien. Camino sin ningún esfuerzo, el contacto de los pies con el suelo es suave, pleno y ágil. No me pesa ninguna parte de mi cuerpo y me siento con mejor contacto y conexión con el entorno y la gente; es como una sensación de ligereza y bienestar general y de desplazarme casi “flotando”.

Aunque al cabo de unos días esta “ligereza” tiende a retroceder, noto que progresivamente perdura más después de cada sesión. También me es más fácil recuperarla repitiendo alguno de los ejercicios que Julia me enseña. Supongo que cuando termine las 10 sesiones del programa ya tendré más incorporados los cambios y estos durarán más por si solos. Si más no, el experimentarlos en las sesiones de Julia me proporciona mucha energía y ánimos para seguir luchando por ellos.

¿Cómo describirías Rolfing?

Como una técnica, o conjunto de técnicas, que corrigen y restablecen el equilibrio corporal actuando especialmente sobre los ligamentos y el tejido conectivo que se ha ido deformando y adaptando a las malas posturas y a los hábitos de movimiento de cada uno.

También proporciona una toma de conciencia de los desajustes de tu cuerpo y, sobretodo, la experimentación y la toma de conciencia de un nuevo y correcto esquema corporal.

Proporciona, además, un aprendizaje de técnicas correctoras para el mantenimiento del equilibrio corporal.

¿A quién lo recomendarías?

Yo lo recomendaría a todo el mundo, especialmente a quien tenga cualquier tipo de disfunción o traumatismo corporal.

El Rolfing es una disciplina de restablecimiento funcional y corrección de disfunciones corporales que mejora la calidad de vida, por lo que debería incorporarse al Sistema Nacional de Salud y así poder beneficiar toda la población.

¿Por qué te gusta trabajar con migo?

Porque eres una profesional bien preparada, seria, responsable, que te gusta tu trabajo, con buen “ojo clínico” y que te ajustas y adaptas bien a las necesidades de tus pacientes, al menos en mi experiencia.

Eres agradable, empática, estás siempre muy atenta y es fácil la comunicación contigo. Eres muy respetuosa y siempre me he sentido muy bien aceptado. Transmites confianza y, además de los “músculos y tendones”, te importa sobretodo la persona y esto no siempre se encuentra en un terapeuta.

This article was written by
Julia Zatta

Julia se dedica a impartir cursos de anatomía a profesores de yoga en persona y on-line. Síguela en Facebook e Instagram para estar al tanto de sus cursos y artículos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *