¿Qué tienen en común estas lesiones?

¿Qué tienen en común estas lesiones?

Tendinitis, bursitis, problemas de meniscos, discopatías, artrosis, esguinces, etc..?

Una de las razones por las que considero importante entender las fascias es que muchas de las lesiones que nos preocupan en yoga se producen en alguna estructura de tejido conectivo.

Tanto si hablamos de tendinitis como de bursitis o problemas de meniscos, estamos hablando de lo mismo: del tejido conectivo. 

A los yoguis el tejido conectivo nos interesa particularmente porque es ahí que se producen las lesiones que fastidian la práctica del yoga. 

El tejido conectivo sostiene las articulaciones, les da movilidad y estabilidad. Por lo tanto cuando hay una lesión articular, como una lesión de rodilla, hay también una lesión del tejido conectivo que la sostiene y protege. 

Es decir las lesiones articulares son principalmente lesiones del tejido conectivo.

Por ejemplo las hernias discales son lesiones del tejido conectivo. Una característica del tejido conectivo es que no se repara fácilmente ya que no está vascularizado, es decir no recibe riego sanguíneo. Por lo tanto su reparación es muy lenta y a veces no ocurre.

Es por esta razón que muchas lesiones del tejido conectivo se llaman lesiones por desgaste y están asociadas al envejecimiento de los tejidos. Tener esto en cuenta es algo que nos ayuda a enfocar la práctica de yoga para ser cuidadosos con nuestras articulaciones.  

Entender la anatomía humana te ayuda a entender y cuidar las lesiones. 

En mis talleres, tanto online como presenciales, he notado que la tendencia entre los profesores de yoga es la de intentar solventar las lesiones del alumno sin entender en qué consisten. Y esto  resulta frustrante tanto para el profesor como para el alumno.

Cuando entiendes anatomía enseñas con más seguridad.

Si queres cuidar los alumnos conviene entender un poco de anatomía, lo justo para poder sentirte tranquilo y seguro con tu enseñanza y límites profesionales. 

Cuando entiendes la situación del alumno, no estás volcado en curarlo, sino que lo puedes acompañar con instrucciones personalizadas. Y el alumno se siente más seguro si percibe que sabes de lo que hablas.

Además, comprender el porqué de las cosas ayuda a recordar la información técnica en vez de memorizarla.

Es como si se encendiera de repente la bombilla en una habitación oscura. Por fin tienes claridad y desde ahí actúas.

Para recapitular, entender el tejido conectivo es importante para entender las lesiones comunes que los alumnos traen a yoga.

Espero que te guste mi primera píldora del 2020.

This article was written by
Julia Zatta

Julia se dedica a impartir cursos de anatomía a profesores de yoga en persona y on-line. Síguela en Facebook e Instagram para estar al tanto de sus cursos y artículos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *