fbpx

¡Aprende anatomía para yoga sin esfuerzo!

Mi misión es demostrarte cómo aprender anatomía para yoga es algo fácil, entretenido y súper enriquecedor

Para comenzar descarga mi ebook: Guía práctica de anatomía para yoga y comienza a poner en práctica la anatomía en tu esterilla y clases de yoga.

¡Quiero aprender anatomía!

9 Tips para enseñar yoga a tus alumnos con lesiones

Desde que el yoga se ha puesto de moda cada vez acuden más personas a clase con lesiones en el intento de paliar sus síntomas. Eso está genial, los que practicamos yoga conocemos los innumerables beneficios que nos aporta la práctica del yoga. Pero ofrecer una práctica de yoga para personas con lesiones requiere de unos límites profesionales claros. 

Quiero enfatizar que, a menos de ser médico, no te corresponde diagnosticar a tus alumnos ni tampoco sanarlos, esto sería salirte de tus límites profesionales. Como profesor de yoga tu trabajo consiste en ofrecer una práctica que se adapta a las necesidades de tu alumno tal y como está. Es decir, respetar las limitaciones físicas de tus alumnos y ofrecerles una práctica que se adapte a su cuerpo tal y como está.  

1. Respeta tus límites profesionales

Ofrecer una práctica de yoga para personas que viene a clase con una lesión requiere de unos límites profesionales claros. Quiero enfatizar que, a menos de ser médico, no te corresponde diagnosticar a tus alumnos ni tampoco sanarlos, esto sería salirte de tus límites profesionales. Como profesor de yoga tu trabajo consiste en ofrecer una práctica que se adapta a las necesidades de tu alumno mientras está convaleciente. Es decir, respetar las limitaciones físicas de tus alumnos y ofrecerles una práctica que se adapte a su cuerpo tal y como está.   

2. No intentes diagnosticar tu alumno

Los profesores de yoga no somos médicos, por lo tanto no nos corresponde diagnosticar a nuestros alumnos. Además, por mucha anatomía que hayamos estudiado, los síntomas de nuestros alumnos no son suficientes para conocer las causas de su dolencia. Así que cuando un alumno viene a clase esperando que le expliques la causa de su dolor o molestia, lo mejor que puedes hacer es derivarlo a un profesional de la salud que pueda diagnosticarle.

3. No te empeñes en curar

El yoga es una profesión 100% vocacional: los profesores de yoga queremos ayudar a nuestros alumnos a mejorar su calidad de vida y descubrir los beneficios del yoga. Es por esto que a veces nos empeñamos en mejorar las dolencias o patologías de nuestros alumnos… Es algo frustrante intentar ofrecer una solución a problemas que no acabas de entender. Te estoy hablando por experiencia propia. Tardé bastante tiempo en desvincularme de la necesidad de sanar a mi alumno para sentirme que soy buena profesora. Además, no es infrecuente que el mismo alumno pretenda ahorrarse una visita al traumatólogo y depositando todas sus esperanzas en mi. Aprendí a explicar a mis alumnos que no puedo recomendarles una práctica de yoga específica si no sé qué les pasa. El diagnóstico médico es esto: saber qué pasa en el cuerpo y cuál es la causa del dolor.  

4. Haz preguntas específicas

No tengas miedo de preguntar a tu alumno sobre las particularidades de su lesión. Cuánta más información tengas más fácil te será ofrecerle modificaciones de posturas que se adaptan a su particular situación. Aquí unas preguntas que te recomiendo hacer.

  • ¿Dónde duele?
  • ¿Desde hace cuanto tiempo?
  • ¿Cuánto duele en una escala de uno a diez?
  • ¿Qué le recomienda el médico?

5. Pide una copia del informe médico

Si tu alumno tiene un informe médico reciente no está demás pedirle una copia. Esto te dará información de primera mano acerca de su lesión o patología, es decir los detalles de lo que ocurre en su cuerpo y cuales son las zonas dañadas.

6. Investiga por tu cuenta la lesión

A menudo me meto en google para entender mejor las patologías de las personas que me consultan. Me interesa conocer las características y la gravedad de su patología. Se encuentra mucha información sobre las lesiones más comunes y los protocolos médicos a seguir. Entender la lesión ayuda a sentirte más confiado y a tener claros los propios límites profesionales.

7. Ofrece una práctica modificada

Una de las grandes ventajas del yoga es que trabaja el cuerpo de manera global, como un todo. El yoga estira y fortalece los grandes grupos musculares, y eso disminuye la incidencia de dolores y lesiones de tipo músculo-esquelético. Además, el yoga incide favorablemente a nivel emocional cosa que también disminuye la tensión muscular causada por el estrés. Así que si eres profesor de yoga y te sientes inseguro frente tus alumnos con lesiones, quiero decirte que con solo enseñarles a moverse con la respiración y a respetar sus límites físicos le estás ayudando mucho. Te dejo con unas últimas recomendaciones de cómo hablar con tus alumnos sobre sus dolencias.

8. Evita causar dolor

Conocer con más precisión la ubicación o gravedad de una patología me sirve luego para poder ir con más cuidado con la práctica de mi alumno. Lo mejor que puedo hacer cuando tengo un alumno con una dolencia físicas es ofrecerle una práctica modificada que no le cause dolor en la zona que le molesta.

9. Apúntate a “Yoga y lesiones”!

Haz CLIC AQUÍ Y apúntate a la lista de espera!

“Yoga y Lesiones” es un curso online que preparé en respuesta a las necesidades de los profesores de yoga de hoy en día.

Seguramente te llegan alumnos a clase con lesiones y patologías que no entiendes. Con este curso te ayudaré a entender lo que les pasa físicamente y ofrecerles una práctica de yoga segura y cuidadosa.

¡Una muestra gratis!

En el video que sigue verás un trocito de la primera lección de mi curso “Yoga y Lesiones” en la que hablo del tirón de isquiotibiales en yoga. 

https://youtu.be/TM8B6wOrHSU

¡Comenzamos el 6 de mayo!

Haz CLIC AQUÍ Y apúntate a la lista de espera.

13 Comentarios

  1. Natalia

    Hola Julia, muchas gracias por tu artículo, me alivió saber que no voy mal encaminada con las dolencias de mis alumnos… pero está claro que tengo la necesidad de saber mas para entender mejor de que manera se puede ayudar y sobre todo evitar que su dolor o molestia aumente.
    Sigo con atención tus artículos y explicaciones!

    Responder
    • Julia Zatta

      Natalia, me alegro que te haya servido mi artículo. Te comento también que estoy a punto de sacar un curso online sobre yoga y lesiones. Te llegará más info pronto por mi la newsletter. Un abrazo!!

      Responder
  2. Carla

    Me encantó el artículo!, sigo al pie de la letra tus recomendaciones!, la mayoría de mis alumnos tienen alguna lesión.. .muchísimas gracias!

    Responder
    • Julia Zatta

      Es un placer compartir mi experiencia contigo, Carla. Gracias a ti por leerme 🙂

      Responder
  3. Sandra Ostornol

    Gracias Julia por toda la información que nos entregas, me ha servido de mucho! Tengo una lesión importante en la columna desde hace 8 años, la cual he sabido sobrellevar gracias a la práctica de yoga, que alivió considerablemente mis síntomas desde que empecé a practicarla. Hoy soy instructora de yoga y me siento un poco insegura cuando mis alumnos me preguntan cómo mejorar ciertas dolencias. Tienes toda la razón que no somos médicos y nuestra atención en estos casos debe ser la modificación de posturas más que el diagnóstico o tratamiento a seguir. Me parece buena idea también buscar información en la web sobre las dolencias más comunes. Seguiré tus consejos y muchas gracias por toda tu información.

    Responder
    • Julia Zatta

      Me alegro leer que te hayas sentido identificada con lo que cuento en el post, es cierto que mo somos médicos y aunque el alumno nos quiera poner en ese lugar, tenemos que ubicarnos en nuestro rol de profesor de yoga. Así es como podemos ayudarles de verdad. También me gusta leer lo mucho que te ha servido el yoga para mejorar los problemas de tu espalda: me alegro por ti! Un abrazo 🙂

      Responder
  4. Estela

    Hola!, Qué buen artículo, sobre todo me ha recordado que nuestra misión no es el diagnóstico… Ellos suelen decir “me duele aquí, qué me pasa?”, Es importante saber que no es nuestra labor darles esa respuesta sino ofrecer una modificación de la postura que les permita hacerla con la menor molestia posible. Gracias Julia por tus valiosos tips. Un abrazo!

    Responder
  5. esperanza ruiz bandera

    Hola Julia, totalmente de acuerdo, yo también he pasado por ello en mi corta trayectoria; al trabajar con niños con necesidades especiales a veces confundo mi papel y tengo que volver a mi centro.Gracias por tus recomendaciones.

    Responder
    • Julia Zatta

      Así es Esperanza!! Aprender a volver al centro una y otra vez. Un abrazo

      Responder
  6. Anibal

    Ham Sa, Julia, Agradeciendo la posibilidad de que nos compartas tu experiencia te digo que me gusto mucho como presentaste este delicado tema y comparto en general todo, humildemente te cuento que cuando se me presenta un caso donde hay un informe medico pido que el mismo me indique que es lo que no debe hacer (movimientos) para no profundizar la patología.Con esto te encuentras cubierto y en conocimiento de las limitaciones de tu alumno.Nuevamente GRACIAS !!! Namaste

    Responder
    • Julia Zatta

      Anibal! Me encanta lo que comentas en cuanto a pedirle al médico acerca de cuales movimientos no debería realizar la persona. Gracias a ti 🙂

      Responder
  7. Rosa

    Querida julia! Darte las gracias! Por lo que aprendo a traves de tu blog, videos,etc. Y tu metodo de enseñanza…que es tan facil para mi! Un saludo! Rosa

    Responder
    • Julia Zatta

      Muchísimas gracias Rosa!! Me alegro un montón 🙂

      Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Hola!

¡Soy Julia Zatta!

Terapeuta manual y profesora de yoga especializada en impartir clases de anatomía a profesores de yoga.

Aprende Antomía

de manera fácil, clara y práctica

Mejora tus clases de yoga y cuida de tus alumnos con una práctica segura basada en anatomía.

¡ME LA LLEVO AHORA!

Aprende anatomía

de manera fácil, clara y práctica

Mejora tus clases de yoga y cuida de tus alumnos con una práctica segura basada en anatomía.

¡Me la llevo ahora!