Recordando mi experiencia con yoga en Australia

Recordando mi experiencia con yoga en Australia

Hará poco más de un año desde que terminé de cursar el “Committed Practitioner Intensive” con Dena Kingsberg en Australia. Escribí esta entrada mientras aún estaba allí, con la intención de transmitirte algo de mi vivencia. 

En total fui a Australia tres años seguidos y estuve estudiando y practicando yoga con Dena durante tres meses por cada estancia. Fue un proceso hermoso y transformador del cual espero poderte transmitir algo con estas palabras.  

Mi rutina

Los días aquí pasan rápido y despacio a la vez. Las mañanas empiezan muy temprano, en silencio y casi a oscuras. La shala de yoga es una habitación de madera rodeada de selva y alumbrada por la tenue luz de unas velas, lo cual le añade una dimensión sobrenatural. El silencio está vivo y los sonidos que se escuchan son orgánicos: nuestros pasos, algún que otro susurro y el rumor de la lluvia o los pájaros tropicales que se despiertan afuera. La solemnidad de las mañanas es un regalo para mi sistema nervioso: puedo descansar en el presente.

Pranayama (respiración)

Una de mis prácticas favoritas es una serie de ejercicios de respiración yóguica (llamada pranayama) que mi maestra nos transmite tal como los aprendió de su maestro, Pattabhi Jois. Con esta práctica noto el aumento paulatino de mi capacidad respiratoria y cómo respirar hondo es en realidad una experiencia que implica a todo el cuerpo. Al principio era incómodo ver lo mal que respiro, pero con el paso de los días mi respiración ha pasado a ser gozosa, sobretodo cuando siento que estoy accediendo a rincones de mis pulmones que no suelo usar.. Además, la naturaleza y la ausencia de estímulos constantes (como las notificaciones de mi smartphone) contribuyen a liberar mi respiración.

Asana (posturas)

La práctica de yoga también es un puro gozo porque le puedo dedicar toda mi atención y energía. El estilo Mysore, la piedra angular del método ashtanga yoga, requiere practicar en silencio. Cada persona tiene memorizada la secuencia de posturas que le corresponde y las trabaja al ritmo de su propia respiración, lo que conduce al desarrollo de una gran capacidad de concentración y a no dejarse distraer por lo que ocurre alrededor. A su vez, la concentración nos permite observar más de cerca la respiración, observar los propios pensamientos, creencias, emociones, etc.. Así, poco a poco, podemos conocernos mejor tal y como somos.

Dharana (concentración)

A veces, la práctica física llega a ser extenuante, pero consigo a hacer posturas que no suelo hacer habitualmente. El hecho de no tener prisa hace que me pueda entregar más a fondo y me despreocupe por completo de lo que viene después. En mi vida “normal” de Barcelona siempre tengo la sensación de estar yendo con prisas a todas partes, lo cual hace que no me sienta nunca plenamente en ningún sitio. Aquí estoy más presente y descubro que tengo más capacidad de concentración y más fuerza física para invertir en la práctica.

A continuación incluyo un video de la práctica estilo Mysore, grabado en diferentes shalas del mundo, incluida la nuestra de Byron Bay en Australia.

Mi día a día

Fuera de la shala también estoy disfrutando de estar más presente. Es un regalo ralentizar y poder estar atenta y pendiente de lo que ocurre a mi alrededor. A pesar del ritmo riguroso que nos impone el curso, cada día tiene un matiz diferente que añade textura y color a nuestra rutina diaria. Comparto casa con una familia que tiene una hija de 4 años y me gusta poder dejar de lado los aparatos electrónicos cuando estamos juntos y darles mi plena atención. Confieso que al principio se me hacia dificil, sentía que no me podía relajar completamente, como si hubiera algo más importante que tendría que estar haciendo. Pero esta sensación se ha ido esfumando, ahora hago menos y disfruto más. A veces hace falta ir hasta el final del mundo para encontrarse a una misma.

Apúntate a mi newsletter

Suscríbete a mi newsletter y llévate de regalo mi eBook “Guía práctica de anatomía del yoga”. Rellena el siguiente formulario.

This article was written by
Julia Zatta

Julia se dedica a impartir cursos de anatomía a profesores de yoga en persona y on-line. Síguela en Facebook e Instagram para estar al tanto de sus cursos y artículos.

There is 1 comment for this article
  1. Avatar
    Blanca at 16:44

    [* El plugin WordPress Security Firewall ha marcado este comentario como “pendiente”. Razón: Human SPAM filter found “oy” in “comment_content” *]
    Gracias por compartir tus experiencias Julia! Me haces sentir que estoy ahí también! =D

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *