fbpx

¡Aprende anatomía para yoga sin esfuerzo!

Mi misión es demostrarte cómo aprender anatomía para yoga es algo fácil, entretenido y súper enriquecedor

Para comenzar descarga mi ebook: Guía práctica de anatomía para yoga y comienza a poner en práctica la anatomía en tu esterilla y clases de yoga.

¡Quiero aprender anatomía!

¿Cómo elevar los brazos en la postura del bastón?

La semana pasada, Sole me escribió con una pregunta sobre algo que notó en sus alumnos en la postura del bastón, Dandasana. Me comentó lo siguiente: “Mis alumnos no logran mantener los codos en extensión al elevar los brazos en dandasana, ¿Qué me recomiendas?”

“Mis alumnos no logran mantener los codos en extensión al elevar los brazos en dandasana, ¿Qué me recomiendas?”

“Hola Julia! Tengo una consulta para hacerte respecto a Dandasana, o postura del bastón, con brazos arriba. La mayoría de los alumnos no logran mantener los codos en extensión al elevar los brazos… y ésto me trae a la pregunta de si esto se debe a un bloqueo de las fascias, o los músculos que están contraídos, o simplemente tiene que ver con la anatomía de cada uno y no se corrige. ¿Qué me recomiendas para estos casos?”

– Sole

La consulta de Sole me llevó a recordar mis primeras prácticas como alumna de yoga. En mis inicios, realizar Dandasana, la postura del bastón, con los brazos elevados me resultaba super incómodo. Tenía la sensación que no sabía por dónde cogerme. Cuando la instructora me pidió flexionar el tronco hacia delante para llegar a Paschimottanasana, no podía.

La empatía es una herramienta didáctica

A nivel didáctico, me resulta útil recordar mis inicios con el yoga para empatizar con los alumnos de Sole. Ponerme en su lugar me ayuda a pensar en cómo podría guiarlos hacia lo que sé que es posible para ellos. A veces, damos ciertos movimientos por descontado, en mi caso, elevar los brazos desde la postura de bastón, no me supone ningún problema. Pero cuando miro atrás y recuerdo cómo se sentía la postura cuando estaba empezando con el yoga tengo otra perspectiva. 

Enseñar es ponerse en el lugar del otro, entender su perspectiva y crear un recorrido que le lleva desde dónde está hacia dónde sé que puede llegar.

¿Qué pasa en su cuerpo?

Cuando Sole me pregunta por qué sus alumnos no logran realizar la postura Dandasana, lo que me viene a la mente es movilidad, flexibilidad, propiocepción y coordinación motora. Nutrir estos tres aspectos en el alumno es crear el camino que le acercará a la postura final. 

Desde la perspectiva de anatomía holística entiendo que hay que nutrir la movilidad, flexibilidad, coordinación motora y propiocepción. Estos son los pasos que de a poco llevarán el alumno hacia la postura final.

1- Movilidad escapular

La movilidad de los omoplatos, o movilidad escapular, es necesaria para elevar los brazos hacia arriba. Cuando elevamos los brazos hacia el cielo los omoplatos realizan un movimiento que se llama campaneo externo, es decir se mueven hacia fuera como una campana.

Si este movimiento no está en el repertorio físico del alumno, podemos nutrirlo de a poquito para que su musculatura vaya cobrando la flexibilidad necesaria para realizar el movimiento.

2- Flexibilidad muscular

La movilidad articular y la flexibilidad muscular están estrechamente relacionadas. Los músculos, cuando están tensos y acortados, reducen la movilidad articular. Mientras que estirar la musculatura aumenta el rango de movimiento de las articulaciones. En el caso de los alumnos de Sole, realizar ejercicios que estiran los músculos del hombro y de la espalda les ayudará a cobrar más movilidad muscular

3- Coordinación motora

La coordinación motora es cómo se realiza el movimiento, es la secuencia de movimientos necesaria para construir la postura. La coordinación motora se construye con la práctica, consiste en aprender el movimiento a través de la repetición.

Podemos asistir este proceso creando una secuencia de movimientos previa que facilite la coordinación motora. En el caso de la postura indicada, podemos sostener un cinturón de yoga entre las manos a la vez que elevamos los brazos. Mantenemos las manos más anchas que los hombros y, una vez elevados los brazos, estiramos del cinturón para ayudarnos a extender los codos.

4- Propiocepción

La información sensorial que nos aporta el cinturón de yoga también mejora nuestra conciencia corporal o propiocepción. El soporte nos brinda información sensorial a través del tacto y apoya la conciencia corporal. El aumento de la conciencia corporal nos ayuda a organizar la secuencia de movimientos necesaria para realizar el gesto deseado. O sea alimenta la coordinación motora.

En el video de hoy te cuento más sobre movilidad, flexibilidad, coordinación motora y propiocepción. Espero que te resulte útil y práctico.

¡Cuéntame de ti! 

Hazme saber si te has encontrado en esta situación con tus alumnos y cómo la has resuelto. ¡Te leo en los comentarios!

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Hola!

¡Soy Julia Zatta!

Terapeuta manual y profesora de yoga especializada en impartir clases de anatomía a profesores de yoga.

Aprende Antomía

de manera fácil, clara y práctica

Mejora tus clases de yoga y cuida de tus alumnos con una práctica segura basada en anatomía.

¡ME LA LLEVO AHORA!

Aprende anatomía

de manera fácil, clara y práctica

Mejora tus clases de yoga y cuida de tus alumnos con una práctica segura basada en anatomía.

¡Me la llevo ahora!