fbpx
Seleccionar página

¡Aprende anatomía para yoga sin esfuerzo!

Mi misión es demostrarte cómo aprender anatomía para yoga es algo fácil, entretenido y súper enriquecedor

Para comenzar descarga mi ebook: Guía práctica de anatomía para yoga y comienza a poner en práctica la anatomía en tu esterilla y clases de yoga.

¡Quiero aprender anatomía!

Cómo mejorar tus ajustes físicos

Cuando empecé a dar clases de yoga, una profesora me dijo: “si das ajustes manuales tus alumnos se enamoraran de ti y llenarás tus clases.” ¡Tenía razón! Los que me estáis leyendo sabéis lo bien que sienta un buen ajuste de yoga. Dan ganas de volver a clase ¿a qué sí?

Es por eso que los ajustes son una herramienta fantástica que todo profesor de yoga haría bien en afinar. Además de dar dan un toque personalizado a tus clases, son un excelente complemento a tus instrucciones verbales.

Todos nos sentimos inseguros cuando entramos en una situación nueva y eso el lo que les pasa a nuestros alumnos también. En clase de yoga les pedimos hacer formas muy extrañas con su cuerpo (asanas) y quieren ser asegurados de que lo están haciendo bien.

Los alumnos adoran un buen ajuste. Aunque les demuestres la ejecución de una postura y se la expliques paso a paso, no siempre están seguros de estar en lo cierto. Con un ajuste manual puedes acercarte a esa persona que se siente perdida y darle un apoyo extra. Esto le hace ver que estás pendiente de él y que puede confiar en ti.

Precaución: Cuando no ajustar
Comparto contigo algunas pautas a tener en cuenta cuando ajustas a tus alumnos. Pero antes una precaución, si tu alumno padece una lesión o dolencia física quizás sea mejor evitar los ajustes físicos por evitar lastimarle. 

1. Transmite seguridad a través del tacto

Tus manos tienen que transmitir seguridad a tu alumno. Cuando das un ajuste, usa toda la superficie de tu mano y mantén un tacto firme y receptivo. Pon atención a la calidad de tu contacto y a la sensación que quieres transmitir a tu alumno. Es importante que tu atención esté ahí en tu mano y en tu ajuste. A menudo tocamos con timidez, lo cual lleva a mantener un tacto demasiado ligero. Otras veces estamos distraídos por el resto de la clase y nuestra atención no está en acompañar o instruir al alumno. Considera que si vas a dar un ajuste manual la calidad de tu presencia y atención es fundamental.

2. Sigue el ritmo de la respiración del alumno

En yoga todo movimiento comienza y acaba con la respiración, así que tu ajuste será más eficaz y placentero si te mueves al compás de la respiración de tu alumno. Escucha el ritmo respiratorio de tu alumno y sincroniza tu respiración con la suya. Cuando ajustas una parte de su cuerpo hazlo siguiendo su respiración. Usa tus manos para indicar hacia donde quieres que se mueva en la postura. Piensa en ello como una danza, de esa forma los movimientos que hagas serán más armónicos. Cuanto más atento a su respiración más agradable será el ajuste. El alumno se sentirá escuchado y esto le hará más receptivo a tu ajuste e indicación. 

3. No empujes, acompaña

Cuando regalas un ajuste tu objetivo es el de sostener y acompañan el movimiento del practicante. Quieres mostrarle hacia dónde debe ir la postura, sin empujarlo hacia ella. Empujar crea resistencia y ocurre cuando no escuchas el cuerpo del alumno y lo fuerzas en una dirección. Escuchar es crear un contacto firme y receptivo primero, e indicar por dónde llevar la postura después. La indicación es esto apuntar el cuerpo en una dirección no requiere llevarle ahí a toda costa. Es parecido a abrir una puerta, mostrar una nueva posibilidad. Para evitar la sensación de empuje, asegúrate que tu propio cuerpo esté bien enraizado para así evitar movimientos bruscos y un contacto poco estable ya que transmite inseguridad.

4. Ajusta los dos lados de una postura

Las posturas mejores para aprender son las posturas simétricas como Adho Mukha Svanasana, Balasana, o Savasana. Requieren de menos tiempo de tu parte. Cuando ajustas posturas asimétricas intenta quedarte y ajustar los dos lados de la postura. Es más agradable para el alumno ya que los dos lados del cuerpo suelen sentirse diferentes y desequilibrados. Ajustar los dos lados de una postura será increíblemente agradable porque ayudará a tu alumno a tomar conciencia de la diferencia entre los dos lados de su cuerpo en esta postura.

5. Sal del ajuste lentamente

Como entras en un ajuste es igual de importante a cómo sales de el. Si sales bruscamente para ir corriendo a ajustar otra persona el alumno pierde la sensación de seguridad, cuidado y atención que le acabas de transmitir. Así que sal del ajuste lentamente deshaciendo el contacto físico y energético antes de alejarte del alumno. Otra cosa con la que tener cuidado es el equilibrio del alumno. Si estabas ajustando una postura de pie y el alumno estaba apoyaba en ti puede perder el equilibrio. Asegúrate de que su postura sea estable antes de marcharte. 

6. Aumenta tu confianza con ajustes “fáciles”

Si recién estás empezando a dar clase de yoga lo más recomendable es apostar por posturas fáciles de ajustar, no por esto serán menos eficaces o agradables. El ajuste por excelencia es savasana. Cuando empecé a practicar yoga me pasaba la práctica esperando a que llegara Savasana. Mi maestro hacia un ajuste increíble en esta postura, lo ejecutaba siempre de la misma manera como si se tratara de un ritual. Me encantaba sentir como mi cuerpo descansaba mejore en la tierra después de que él me hubiera colocando los hombros y el cuello. Era mi premio por haber ido a clase. Si aún no te sientes confiado ajustando puedes empezar por aquí. 

7. ¡Te toca!

Cuéntame cuales son los ajustes físicos que más te gusta recibir y dar. Te espero en los comentarios!


0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Hola!

¡Soy Julia Zatta!

Terapeuta manual y profesora de yoga especializada en impartir clases de anatomía a profesores de yoga.

Aprende Antomía

de manera fácil, clara y práctica

Mejora tus clases de yoga y cuida de tus alumnos con una práctica segura basada en anatomía.

¡ME LA LLEVO AHORA!

Aprende anatomía

de manera fácil, clara y práctica

Mejora tus clases de yoga y cuida de tus alumnos con una práctica segura basada en anatomía.

¡Me la llevo ahora!