Beneficios del yoga para personas con y sin lesiones

Beneficios del yoga para personas con y sin lesiones

Una de las características que acomuna los profesores de yoga es la empatía: sentimos el sufrimiento ajeno y queremos aliviarlo. A veces, cuando vemos un alumno que sufre, el deseo de aliviar su sufrimiento es tan grande que nos olvidamos de los beneficios que ya estamos aportando con nuestras clases de yoga.

Esto es particularmente relevante cuando tenemos delante un alumno con una patología crónica o una lesión que tarda tiempo en sanar. Ahí es cuando tenemos que recordar los beneficios a corto y lago plazo que acompañan una práctica regular de yoga. 

A menudo los profesores de yoga nos centramos en mejorar el cuerpo o las patologías de nuestros alumnos y nos olvidamos de todo lo que les aportamos con la práctica.

Es interesante observar que cuando nos olvidamos los beneficios del yoga nos volvemos más exigentes con el alumno. Queremos que deje de sufrir y nos sentimos insuficientes en nuestra enseñanza si no lo logramos. A un nivel inconsciente nos sentimos responsables de aliviar su sufrimiento y nos olvidamos que estamos para acompañar la práctica del yoga.

Como profesores, nuestro foco en clase es de aliviar el dolor ocasionado por una incorrecta ejecución de la postura pero no nos podemos hacer cargo de sanar una patología.

¿Entiendes la diferencia? Significa que podemos aceptar la situación del alumno y ofrecerle una práctica amable que aportará bienestar a pesar de no sanar.  Lo que sigue son algunos de los beneficios que aporta el yoga y que aumentan la calidad de vida de los que lo practican.

1 – Deshace tensiones musculares

El sedentarismo tiene muchas ventajas, una de ellas es la comodidad y el confort. Pero también trae muchas desventajas, entre ellas la falta de movimiento variado que deriva en tensiones musculares crónicas. El yoga es fantástico porque estira la musculatura de forma global, es decir toca todos los grandes grupos musculares del cuerpo.


2 – Aumenta la flexibilidad

Estirar la musculatura aumenta la flexibilidad y el rango de movimiento articular. Esto se aprecia a todas las edades y es agradable de percibir en el propio cuerpo. La flexibilidad a su vez aporta bienestar, es agradable cuando los músculos dejan de estar agarrotados. En personas que sufren dolor crónico los estiramientos que realizamos en yoga flexibilizan la musculatura que se tensar de manera inconsciente en respuesta al dolor. 


3 – Mejora la postura

Cuando deshacemos tensiones y desequilibrios musculares nuestra postura mejora. Los músculos tensos y acortados reducen la flexibilidad y esto hace sí que la columna no se pueda mantener erguida. Cuando se relaja la musculatura las articulaciones se pueden alinear mejor unas respecto otras y la postura mejora.


4 – Nutre las articulaciones 

articulaciones móviles del cuerpo humano, las que movilizamos en yoga se nutren con el movimiento. El movimiento produce la regeneración del liquido sinovial que nutre los cartílagos articulares. Por lo tanto los movimientos que realizamos en yoga nutren las articulaciones y ralentizan el proceso de envejecimiento articular. 


5 – No hay impacto articular por lo tanto no acelera el desgaste articular (importante para deportistas que han sufrido lesiones)

Otra ventaja a nivel articular es que no hay impacto en las articulaciones. El impacto articular acelera el desgaste de las articulaciones, además deportes de alto impacto pueden derivar en lesiones debidas a un mal gesto caída etc.. Las personas que han sufrido lesiones articulares buscan una práctica física que minimice el impacto articular y el yoga puede proporcionar esto. 


6 – Reduce la percepción del dolor

El dolor es una experiencia absolutamente subjetiva. No podemos saber el grado de dolor percibido por otra persona. Pero se han realizado estudios que demuestran que el yoga disminuye la percepción del dolor. Quizás sea debido a los estiramientos o al efecto de la respiración sobre el sistema nervioso, o a la combinación de las dos cosas. La buena noticia es que para cualquiera que sufre dolor sentir menos dolor es positivo. 


7 – Aumenta la conciencia corporal (esto a su vez aumenta el bienestar)

Una de las cosas que diferencia el yoga de otras disciplinas físicas es la calidad de conciencia corporal que aporta. Sentir más el propio cuerpo es agradable. Es calmante, ayuda a enraizar. De lo contrario, cuando no sentimos el cuerpo no sentimos las emociones y nos guiamos por los pensamientos.


8 – Reduce el estrés

El yoga trabaja con la respiración en manera especial. Solo con realizar el ujjayi pranayama, la respiración yóguica calma el sistema nervioso activando la respuesta parasimpática. Se deba a que con la respiración actuamos directamente sobre el sistema nervioso. Es decir tenemos un impacto sobre nuestro nivel de estrés y reactividad.


9 – Fomenta la auto observación 

La combinación de movimiento y respiración fomenta un estado mental alerta y relajado a la vez. Fomenta la concentración y la auto-observación o lo que en yoga llamamos auto-estudio. La práctica crea un estado meditativo en el que nos podemos observar sin reaccionar. De ahí nace el autoconocimiento. El respeto y cuidado hacia uno mismo y el entorno viene de conocernos. Es muy normal culpar las circunstancias externas pero es mucho más interesante aprender a cuidarnos frente a ellas. 


10 – Enseña a responder en vez de reaccionar

El yoga es más que estiramientos. Esta es la parte que más me cuesta de transmitir a los no iniciados. El yoga es una metodología que une respiración con movimiento y auto-observación. Enseña a prestar atención a los procesos internos de uno, no solo en lo físico sino los pensamientos y las creencias que acompañan el cuerpo. Esto lleva a la auto-reflexión. Y esto desemboca en responder en vez que reaccionar, etc.. Es una práctica que cambia la vida de los que lo practican ya que lo que se aprende en la esterilla es aplicable en el día a día. 


Conclusión

Cuando nos damos cuenta que no es necesario curar al alumno para que se beneficie de la práctica del yoga, enseñamos desde otro lugar. Podemos estar atentos a su proceso, ajustando la práctica a sus necesidades con la confianza que estamos aportando una herramienta valiosa y necesaria. 

Me encantaría saber qué opinas al respecto. Te leo en los comentarios.

This article was written by
Julia Zatta

Julia se dedica a impartir cursos de anatomía a profesores de yoga en persona y on-line. Síguela en Facebook e Instagram para estar al tanto de sus cursos y artículos.

There are 4 comments for this article

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *