5 tips prácticos para mejorar tus ajustes verbales

5 tips prácticos para mejorar tus ajustes verbales

Cuando guías tus alumnos en una clase dirigida de yoga, la comunicación verbal que usas es crucial. Tienes poco tiempo para llevar tus alumnos desde donde están a dónde quieres llevarles y gran parte de esta transmisión ocurre a través de tus palabras. Por eso refinar tu comunicación verbal en clase es importantísimo.  

En la píldora de hoy te ofrezco unos tips para mejorar tus instrucciones verbales y enseñar con más seguridad.


1 – Sé específico con tus palabras: Explica el cómo de la postura en vez del qué. 

Cuando participo en una clase grupal de yoga me encanta fijarme en las instrucciones verbales que usan los profesores. Tomo notas mentales de lo que me gusta y de lo que cambiaría para así mejorar mi propia comunicación.

Una vez estaba en una clase de yoga cogida de los codos en uttanasana cuando la instructora nos dijo: “relaja la espalda”.

Pensé.. “Cómo hago eso?” Pero no nos explicó el camino, solo el resultado deseado. Creo que cuando das clase es importante mostrar el camino en vez que pedir un resultado.

Quizás una instrucción más útil sería: “estira de los codos en dirección al suelo” o “suelta la coronilla hacia la tierra” o “imagina que tu cabeza pesada mucho y arrastra tus vértebras hacia el suelo, creando espacio entre ellas”. El resultado final de estas directrices sería, espero, que el alumno se quede con la sensación de estirar y relajar la musculatura de su espalda. ¿Tú que opinas al respecto?

2 – No des nada por sentado

Es fácil dar por sentado que el alumno entiende lo que quieres decir. Pero esto puede dar lugar a confusión. Es el caso de la siguiente instrucción: “Flexiónate hacia delante desde la cadera y no desde la cintura”.

Entiendo lo que se quiere transmitir, pero los alumnos saben dónde está la articulación de su cadera para poder plegarse hacía delante desde ahí? Yo creo que no.

Lo he comprobado en los cursos que imparto, las personas normales (sin nociones de anatomía) no saben especificar dónde está la articulación de su cadera por lo tanto no se pueden flexionar desde ahí.  

En resumen, la instrucción es buena pero es probable que el alumno no me entienda porque no conoce la anatomía de su cuerpo. Mejor no dar nada por sentado y explicárselo. 

3 – Invierte tiempo en educar

Cada profesor tiene su propia manera de comunicar, su propio lenguaje. Si eres de usar términos técnicos como vocablos de anatomía, no es suficiente mencionar la palabra: indica a qué parte del cuerpo te refieres o desde dónde quieres que el alumno empiece el movimiento (o hacia dónde).

Es lo que se llama educar: conducir tu alumno desde un lugar a otro. Por ejemplo a mi me gusta la anatomía y si hago referentes a partes del cuerpo (isquiones, cadera, cintura, riñones, etc..) me aseguro de que el alumno sepa exactamente a que parte de su cuerpo me estoy refiriendo.

Explicar las palabras (o conceptos) que usas requiere de un poco más de tiempo al principio, pero es una inversión que merece la pena a largo plazo. 

4 – No tengas miedo a ser repetitivo

Muchos profesores de yoga tienen miedo a repetir las mismas instrucciones por miedo a aburrir el alumno. Pero los alumnos aprenden a base de repetición, así que no te cortes. Puedes buscar la forma de decir lo mismo de diferentes maneras y así variar tus instrucciones verbales.

Piensa que la repetición es la base de la enseñanza y es necesaria para que el alumno aprenda.

Es parte del acompañamiento y apoyo que le brindas. Si no repites la corrección que tu alumno necesita, su tendencia será de volver a su habito y a la forma incorrecta de realizar la postura. El hecho de tener la paciencia de repetir las mismas instrucciones es un gran acto de devoción hacia tu alumno. 

5 – Ensaya de antemano

La comunicación clara y precisa es el resultado de haberse preparado la clase y haber ensayado las directrices verbales de antemano.

Es decir, comunicar de forma clara es el resultado de haber organizado bien la información, en una secuencia lógica y ordenada, y de haber quitado lo que sobre para quedarse con lo esencial. Es un proceso no una improvisación.

Cuando un profesor se ha preparado la clase se nota porque es conciso y preciso.

Para ver cómo es ir a clase contigo puedes grabar tu clase en audio a modo de preparación. Después puedes recibir tu propia clase. Al seguir tus propias indicaciones sabrás cuales directrices sobra, cuales faltan y tendrás una idea de tu ritmo, donde puedes acelerar o relanzar tu ritmo.

Conclusión

Refina tus instrucciones verbales en clase de yoga para que tus alumnos te entiendan a la primera. Es un detalle que marcará la diferencia entre tus clases y las de otro.

Al refinar tu instrucciones refinas también tu voz, esta parte que te hace inconfundible.

Hazme saber cuál de estos tips te resuena más. ¿Por dónde empezarás a refinar tus instrucciones verbales?

This article was written by
Julia Zatta

Julia se dedica a impartir cursos de anatomía a profesores de yoga en persona y on-line. Síguela en Facebook e Instagram para estar al tanto de sus cursos y artículos.

There are 2 comments for this article
  1. Avatar
    monica at 19:23

    Excente explicaciones Julia !! gracias por toda la informacion te leo siempre y lo pongo en practica en mis clases, besos Monica desde argentina!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *