¿Por qué se clasifican las vértebras de esa manera?

¿Por qué se clasifican las vértebras de esa manera?

Hoy te hablo sobre el lenguaje anatómico. ¿Cómo funciona? ¿Por qué existe? Me inspiro en una pregunta que me llegó por e-mail: 

“Me gustaría que explicaras por qué se clasifican las vértebras de esa manera. Imagino que tiene que ver con los puntos de flexión o inflexión de la columna, pero tengo la impresión de que se da por hecho algo que no es tan evidente. Porque no se llaman vértebra una,dos, etc,¿ qué necesidad didáctica hay para dividirlas en cervicales, dorsales y lumbares?” 

Adoro esta pregunta porque me da la oportunidad de hablar del lenguaje anatómico: por qué existe, cómo funciona y en qué contextos se utiliza.

El lenguaje anatómico es un lenguaje técnico que sirve para comunicarse sobre el cuerpo de forma directa sin confusión. Lo usamos los profesionales que nos dedicamos a la salud para comunicarnos entre nosotros de forma efectiva.

Cuando no conoces la anatomía es difícil ser precisos en la comunicación porque hay que recurrir a un lenguaje subjetivo, que solo tú entiendes. Lo habrás visto en tus alumnos cuando te hablan de su sacro pero apuntan a sus lumbares.

Recuerdo una vez estar hablando con una amiga que decía que le molestaba el hígado pero con la mano apuntaba a su estómago. Son ocurrencias que pasan a diario si no conoces la anatomía.. Y cómo puedes ver generan una gran confusión.

¡En la píldora de hoy te cuento más!

 

Último día para apuntarte a mis cursos online de anatomía para yoga

Apenas te quedan unas pocas horas para apuntarte a mis cursos online. No te pierdas esta oportunidad. Sigue los enlaces directos para adquirir el curso que más te inspire.

La columna vertebral y el yoga

Anatomía aplicada al yoga

Yoga y lesiones

Pack de anatomía

Next Post:
Previous Post:
This article was written by
Julia Zatta

Julia se dedica a impartir cursos de anatomía a profesores de yoga en persona y on-line. Síguela en Facebook e Instagram para estar al tanto de sus cursos y artículos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *